“Coludirse es muy grave,
pero hacerlo con los medicamentos
es criminal”

ÚLTIMAS ENTRADAS

Participación y Ciudadanía: Columna del Presidente del Senado en El Mercurio

Publicado el 20/03/2011 | 0

Reproducimos columna publicada hoy domingo en Diario El Mercurio donde el Presidente del Senado plantea sus lineamientos y aspiraciones desde el cargo.

Participación y Ciudadanía

El Senado de la República es una institución que coinciden sus orígenes con el de nuestro país y ha desempeñado un papel crucial en el establecimiento y la profundización de la democracia en Chile. Es un honor presidir este Senado, el lugar en que se manifiesta la diversidad ciudadana. Actuaré como corresponde a la dignidad del cargo, buscando el bien de Chile y la continuidad de esa tradición de participación y diálogo que lo caracteriza,  y quiero aportar a su enriquecimiento con la propuesta de algunas líneas y acentuaciones necesarias para que esta institución responda mejor a las necesidades actuales y futuras de los chilenos.

En primer lugar, tal como lo señalé en mi discurso en el hemiciclo, el Senado debe restablecer la sintonía con la gente. El mundo de hoy cambia a una velocidad vertiginosa. Los ciudadanos tienen acceso a más y mejor información y expresan sus convicciones de manera vigorosa. Lo hemos visto recientemente en los países del norte de África: un gesto de protesta civil de un ciudadano aislado ha terminado en un gigantesco movimiento de protesta y liberación de lo que un diario español merecidamente ha llamado “la internacional autoritaria”. En Chile también la gente expresa sus inquietudes y opiniones de manera nueva, que rebasa los cauces tradicionales de los partidos. Lo vimos en el caso Punta Choros, lo vimos en la Región de Magallanes. Y si ello es bueno para los ciudadanos y para el país, porque es bueno que la ciudadanía se haga parte del debate público, es también un indicador de nuestras falencias como dirigentes políticos y como senadores de la República. De ahí que sostengo que hay que restablecer el vínculo con la gente. No rehuir ningún debate. Ayudar a construir solidaridades y pensamiento reflexivo.

Debemos ser socios de los movimientos sociales y no su contraparte lejana y burocrática. Debemos tramitar proyectos de iniciativa popular. Debemos salir del hemiciclo, usar mejor las nuevas tecnologías pero también ir a las regiones, a las ciudades, a escuchar y a dialogar públicamente con las personas y sus organizaciones. Debemos dejar claro que nuestro compromiso fundamental es con los intereses de Chile y de sus ciudadanos.

En segundo lugar, tenemos que estar muy atentos a otros cambios que se están produciendo en el mundo. Hace años ya que sostenemos que vivimos en la sociedad del conocimiento, pero nos hemos demorado en actuar conforme a esa percepción y delegamos lo que no podemos delegar. El futuro de la humanidad está ligado cada vez más al desarrollo científico y al progreso del conocimiento, que se acerca a las últimas fronteras: la creación de vida y el control de la herencia. Hay discusiones que serán determinantes para las próximas generaciones, como quién controla y cómo se gestionará el acervo genético. ¿Será patrimonio de la humanidad o propiedad privada?

En tercer lugar, es urgente que nuestro parlamento colabore al desarrollo de energías renovables. Apostemos a ser líderes mundiales en energías limpias. Tenemos el desierto más irradiado del planeta. Tenemos más de 4 mil kilómetros de Océano Pacífico, y cada día se avanza más en las tecnologías para producir energía sobre la base de las mareas y las olas. La Patagonia,  uno de los mayores atractivos turísticos del mundo ¿debe ser alterada?  Y respecto a la energía nuclear, más allá del riesgo inherente a su uso en un país sísmico como los es Chile ¿vamos a aprender de la lección que nos está dando Japón de manera tan dramática? ¿le legaremos a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos depósitos de basura nuclear?  Por las futuras generaciones, debemos avanzar en un acuerdo nacional sobre una verdadera política energética para Chile.

Sostengo que no vamos a representar cabalmente los intereses de la ciudadanía si no nos hacemos cargo de cuestiones como estas. Si sólo somos un buzón que tramita leyes, estaremos traicionando el espíritu republicano que nos anima. Por eso propuse, el martes pasado, cuando asumí la Presidencia del Senado, la creación de un comité asesor permanente del más alto nivel en materias científicas y tecnológicas, con la participación de universidades, centros de investigación, científicos chilenos y extranjeros.

 Las tendencias del futuro deciden el contexto en que vivirán nuestros ciudadanos y aquel en que los políticos tendremos que ejercer nuestra acción. Tanto el Senado como la ciudadanía tenemos que incorporarnos y participar en los debates que nos exige el tiempo presente. Hay ahí un deber del que no podemos abdicar. Un Parlamento que no decide sobre los desafíos que cada época plantea se hace cada vez más irrelevante.

Senador Guido Girardi

Presidente del Senado

Noticias Destacadas