“Coludirse es muy grave,
pero hacerlo con los medicamentos
es criminal”

ÚLTIMAS ENTRADAS

Intervención Senador Girardi en discusión sobre Royalty

Publicado el 13/10/2010 | 0

Adjuntamos la intervención del Senador Girardi en el debate sobre el Royalty a la minería y su justificación de por qué se abstuvo de votar.

REPÚBLICA DE CHILE, SENADO

Legislatura 358ª

Sesión 59ª, ordinaria (martes 12 de octubre de 2010)

MODIFICACIONES A TRIBUTACIÓN ESPECÍFICA DE ACTIVIDAD MINERA

El señor GIRARDI.- Señor Presidente, yo creo que nosotros estamos enfrentando un debate sustantivo de sociedad. Y me parece que es legítimo tener puntos de vista distintos. Aquí hay distintas culturas. Creo que viene un debate a nivel planetario respecto a los recursos naturales, a cómo darles valor a los recursos naturales, a la protección de los recursos naturales.

Este debate, tal vez es incipiente en Chile, pero los grandes países productores de recursos naturales tal vez que tienen mayores niveles de desarrollo, de manera -yo diría- muy inmediata harán de este tema un debate planetario. De hecho, en las elecciones de Australia este fue un tema fundamental. Y creo que, por lo demás, hay otra visión que tiene que ver con la carga tributaria que tienen que tener los países para enfrentar el desarrollo.

Creo que son debates legítimos y evidentemente ha habido dos visiones históricamente en este país: una visión más cercana al mundo liberal, que cree que los países tienen que tener cargas tributarias más bajas, como las que tiene Chile, y otros que plantean que las sociedades necesitan cargas tributarias más altas, tamaño del Estado más alto, más inversión en educación, en salud, en ciencia, en tecnología para poder garantizar un salto al desarrollo o mantener el desarrollo. Pienso que en ese contexto está esta discusión.

Y yo soy de los que piensan que efectivamente nosotros no le estamos dando valor a los recursos naturales.

No les estamos dando valor, primero, porque lo que tributan los recursos naturales en general ha sido bajísimo históricamente, pero además, porque nosotros no le damos valor agregado a los recursos naturales.

Chile exporta cobre sin valor agregado. No exporta ni siquiera un centímetro de alambre. O exportamos nuestro recurso marino, los pescados por ejemplo, que es un recurso valiosísimo en el mundo entero, como harina de pescado.

Eso es dilapidar los recursos y no hacer que la renta de los recursos naturales sirva para el desarrollo del país.

Chile es dueño del cobre. Es decir, nosotros podríamos hablar, en términos metafóricos, que queremos construir una sociedad con quienes van a explotar el cobre: nosotros aportamos el recurso y estas transnacionales o empresas mineras aportan la extracción. Pero yo diría que esta es una relación muy desigual, es una sociedad muy desigual, donde una parte de los socios tiene utilidades millonarias y la otra parte tiene utilidades que están muy por debajo de las que obtienen, las que repatrian las transnacionales. Y, además, nosotros tenemos que soportar el consumo intensivo de energía, de agua. Nos están llenando de termoeléctricas a carbón justamente porque los usuarios intensivos de energía son las mineras, y además quedamos con grandes hoyos llenos de metales pesados, de zantato, que van a dañar nuestros ecosistemas por largo tiempo.

Entonces, viene la propuesta de Gobierno. Yo quiero valorar sí que el Gobierno se abriera a hacer una discusión sobre el tema de la recaudación o la tributación de recursos naturales. Creo que es evidente que podría no haber abierto esa discusión respecto de los aumentos de impuestos. Pero este es un tema más de fondo y más sustantivo, y yo creo que amerita una reflexión.

Yo considero que la propuesta original de Gobierno era totalmente insuficiente; insuficiente respecto de la magnitud de la carga tributaria al valor que nosotros le queremos dar a nuestros recursos naturales y al período de invariabilidad tributaria que nosotros estábamos dispuestos a aceptar. Eso me parecía que era condenar a Chile a no poder hacer uso de estos recursos naturales y la renta de estos recursos naturales para dar un salto adelante.

En ese sentido, yo valoro lo que concordaron algunos Senadores de la Concertación, que dieron un salto adelante. Hicieron avanzar esto en términos de disminuir, primero, la invariabilidad tributaria; hicieron avanzar esto en términos de aumentar la carga tributaria, y en poner en discusión algo que yo creo que, sin la necesidad de una excusa como es el royalty, nosotros debiéramos como sociedad pensar de verdad en eliminar.

Creo que Chile no necesita el decreto ley 600. Creo que se transforma hoy día en un problema para el desarrollo del país y no en una oportunidad. Y creo que es discriminatorio para unos respecto de otros. Y, por lo tanto, este es un tema que a mí me parece central a discutir.

Aquí se ha planteado las bondades de una Oposición que llega a acuerdo. Yo estoy de acuerdo con eso. Creo que la Oposición tiene que llegar a acuerdo. Pero me parece que la Oposición ha llegado a acuerdo con el Gobierno en todos los temas. No me recuerdo en este momento de un solo aspecto o tema de debate legislativo donde no hayamos construido acuerdo. Y eso me parece muy bueno. Pero yo también creo que las diferencias no le hacen mal a las sociedades y no le hacen mal a los proyectos de sociedad. Y yo siento que aquí había la oportunidad de plantear un punto de vista distinto entre nosotros y visiones más liberales respecto al proyecto país o cómo se construye un salto al desarrollo que nos permita avanzar más rápido.

Yo estoy convencido que aquí hay diferencias, y que hubieran permitido expresarle al país que no somos lo mismo la Oposición que el Gobierno. Lamentablemente, hay una crisis de desidentidad en el mundo entero, en Chile también. Y creo que el mundo progresista tiene que repensarse en el sentido de qué significa de verdad ser progresista o de centro-izquierda en los distintos desafíos que vienen hacia el futuro; este, entre otros; recurso agua, biotecnología; muchos desafíos que están por delante, que yo creo que ameritan una reflexión más profunda.

A mí me preocupa que la propuesta a la que se ha llegado es una propuesta virtual.

Nosotros no vamos a tener una tributación que va a ir del 5 al 14 por ciento. El 14 por ciento va a ser excepcionalísimo, casi no va a existir, porque para llegar a 14 por ciento necesitamos un margen operaciones de 85 por ciento. Eso no ha existido. De hecho, el promedio de las mineras que tienen mayores utilidades, que es Escondida, ha sido entre 60, 65 por ciento. Lo que nosotros estamos hablando en términos reales es que la tributación que estamos haciendo va a ser una tributación que se va a mover entre un 6 a 10 por ciento. Eso es lo real con el precio del cobre actual.

Y a mí me parece que este es un inmenso y gran negocio para las mineras, que debieran estar muy contentas porque creo que rápidamente van a hacer sus cálculos y van a darse cuenta de que a 14 por ciento casi va a ser una situación de absoluta excepcionalidad.

Y creo que, evidentemente, nosotros podríamos haber ido por una carga tributaria mayor.

Y también a mí me preocupa, en términos conceptuales, que, dado que el tema del debate de los recursos naturales va ser un debate planetario -creo que va a llegar a Chile de todas maneras; creo que va a haber otra conciencia en la sociedad chilena en cinco años más-, hipotecar por tres gobiernos consecutivos la posibilidad de aumentar los impuestos a la minería me parece que es un plazo del todo excesivo.

Estamos hablando también de empresas que tienen mucho poder. Yo no puedo dejar de señalar que un ministro -Kevin Rudd-, en Australia, duró dos meses desde el momento que planteó aumentar los impuestos a las mineras en un 40 por ciento a partir de 12 por ciento de margen operacional. ¡Duró dos meses!

Pero los impuestos que tendrían que pagar, por ejemplo, las empresas australianas que están en Chile en Australia es muy superior al que van a pagar en términos reales en este país. Y eso es un tema que a nosotros nos debiera llamar a reflexión, y a hacer un debate que creo que no concluye acá. Yo creo que esto va a ser parte de un proceso episódico donde la discusión sobre la tributación de los recursos naturales, la tributación minera, se va a volver a abrir. Y estoy seguro que va a ser uno de los temas emblemáticos de la próxima elección presidencial y de las sucesivas elecciones presidenciales.

Y creo -como lo he señalado- que todas maneras sería muy importante, más allá de la discusión de esta ley, el que Chile discutiera a fondo el poner fin al decreto ley 600 tal y como está establecido hoy día.

Lo que yo, Presidente, quiero señalar es que yo no voy a apoyar con mi voto esta iniciativa y esta ley. Y espero que a futuro la sociedad chilena y este Congreso mantenga abierto el debate respecto a materias tan fundamentales. Y creo que la invariabilidad tributaria, tal y como está establecida, más allá de los avances que ha habido o el debate respecto de las cargas tributarias, me parece que es un tema lesivo.

Cuando uno quiere ser socio, yo creo que la sociedad de Chile, dueño del cobre, con quienes lo explotan, creo que tiene que ser más equitativa, más simétrica -como señalaba-, y nosotros debiéramos tener una tasa de efectiva tributación cercana al 50 por ciento, y estamos todavía muy lejos de ella.

He dicho, Presidente.

Noticias Destacadas