“Coludirse es muy grave,
pero hacerlo con los medicamentos
es criminal”

ÚLTIMAS ENTRADAS

Girardi contraataca: "Hay algunos en la DC que quieren teñir la Concertación de azúl"

Publicado el 14/12/2010 | 0

Adjuntamos entrevista del Diario Financiaro publicada el día lunes 13 de diciembre por la periodista Marta Sánchez L. Para explicar sus diferencias con la Democracia Cristiana (DC), el senador del Partido Por la Democracia (PPD), Guido Girardi, recuerda una conversación que tuvo con el senador Ignacio Walker cuando todavía no asumía como presidente de la falange. “Le plantee a principios de este año que no tengo ningún problema para convivir con los democratacristianos, pero lo que no quiero que se entienda es que la Concertación sólo sea azul o que los condicionamientos que nos pone la DC hagan, en definitiva, que el único color que sea vea sea el azul”.

En marzo próximo -“si todos respetan el acuerdo político alcanzando”- asumirá la presidencia del Senado por un año y desde ese escaño trabajará en la ampliación de la Concertación “hacia el mundo progresista”.

– ¿Es la Concertación hoy progresista?

– La Concertación se adaptó al modelo de derecha y terminamos en una elección presidencial donde el gran tema fue un problema de representación del mundo progresista, que es mayoritario en Chile…

– ¿Mayoritario?

– En las encuestas se le pregunta a la gente si es partidaria o no de cuidar el medioambiente; de la protección o no de los pueblos originarios; de la píldora del día después; incluso si es partidaria o no del aborto terapeútico; de la educación pública; y la mayoría dice ser partidario porque tienen una mirada progresita de la sociedad.

– ¿Y por qué no votaron por la Concertación en la última elección?

– Porque no se sintieron representandos, porque finalmente después de caminar y de tanto abrazar las ideas neoliberales, la Concertación no defendió la educación pública, no terminó con el 7% de los jubilados, no quiso ni siquiera debatir el tema tributario. Entonces, el mundo progresista miró y no vio que existieran diferencias sustantivas que expresaran la necesidad de jugársela por un proyecto social.

– ¿Cómo se arman ahora?

– Eso tiene que ver con el problema de la des-identidad que está ligado con la lucha de los centros, donde está puesta la derecha y una parte de la Concertación que cree que el problema se resuelve ganándose el centro. Pero, qué quiere decir ser de centro hoy frente a la píldora del día después, a la venta atada de los bancos, al desafío de la biotecnología, al tema de la propiedad del agua, yo entiendo qué era ser de centro en el tiempo de la guerra fría…

– ¿Y ahora?

– Considero que la Concertación y la Democracia Cristiana son progresistas y que tienen el desafío de representar un mundo cultural que los sustentan, porque para representar al mundo conservador lo hace súper bien esta derecha, la que ha construido un mundo conservador multivalente que es capaz de convocar a los más duros y fascistas, pero también a un mundo más liberal y más humanizado.

Adentro o afuera

– ¿Por qué incluye a la DC en este mundo progresista dado que hace algunos días los excluía?

– Lo que digo es que nuestro mundo, la Concertación, no la DC, construyó una transversalidad conservadora, de gente que son más conservadoras que el promedio, pero que están en todos los partidos.

Creo que la gran riqueza, y ahí tal vez haya una diferencia con la DC, fue y debiera seguir siendo esta coalición progresista unida en la diversidad o con la capacidad de construir el mundo que viene desde la diferencia. Entonces, si se revisan las declaraciones de Víctor Maldonado (secretario nacional de la DC) que dice que los que piensan distinto que nosotros se tienen que ir de la Concertación, esa es una mirada cultural que tiene que ver con la intolerancia, con una visión conservadora y un miedo a la diferencia.

– ¿Por qué usted aparece como el aniquilador de la DC?

– Todo lo contrario, lo que siempre he dicho es que es bueno que haya una Democracia Cristiana fuerte, y si ellos quieren que disputen el centro político.

No tengo problema que exista una transversalidad más conservadora, pero también con la misma fuerza les he dicho que como creo que es bueno que exista una DC fuerte que represente ese mundo, que yo no represento, permitan también que exista en la Concertación un espacio más progresista.

– ¿Cómo se concilian estos mundos?

– La diferencia es que yo no tengo problema en convivir con Maldonado, pero Maldonado tiene problemas en convivir con nosotros. Yo jamás le diría a Maldonado que tiene que irse de la Concertación, todo lo contrario, es bueno que esté, porque creo en una coalición multivalente. Entonces, pienso que hay algunos en la DC que quieren teñir a la Concertación de azul, pero más bien creo que hay que volver a retornar al arcoiris original de la Concertación.

– ¿Cómo se recupera este proyecto político?

– Reconstruyendo una gran alianza, una gran sociedad, ser socios entre política, sociedad y ciudadanía. Si la política no entiende esto la sociedad se va a autoorganizar y la política le va a pasar por el lado.

– En este marco, ¿Cómo se ordena la Concertación?

– Hay que tomar mínimos comunes denominadores a partir de que se necesita un nuevo proyecto de país, de sociedad y de desarrollo; una nueva visión de futuro, de los nuevos temas que vienen o por lo menos tener comprensión de lo que está pasando. Para esto se requiere de una colación que no esté reducida a cuatro partidos y se requiere reconstruir las bases de una nueva propuestas progresista.

– ¿Hacia qué lado está su potencial de crecimiento?

– La Concertación o coalición progresista tiene que proteger la frontera más conservadora de la DC con la derecha, pero no vamos a crecer hacia ese mundo que está muy disputado con una derecha que se ha ido renovando que es la derecha hinzpeteriana; la posibilidad de crecer de nuestro proyecto es hacia el mundo progresista y eso no quiere decir que no haya que resguardar esa frontera donde la DC lo hace súper bien.

Noticias Destacadas