“Coludirse es muy grave,
pero hacerlo con los medicamentos
es criminal”

ÚLTIMAS ENTRADAS

Jefe Bancadas PPD: Los únicos que violan los Derechos de los pacientes son el ministro de Salud y los Diputados RN

Publicado el 05/01/2011 | 0

Los jefes de Bancada de Diputados y Senadores del PPD, Ramón Farías, y Jaime Quintana respectivamente, rechazaron tajantemente el requerimiento presentado por diputados de Renovación Nacional ante el Tribunal Regional de ética del Colegio Médico en contra del senador Guido Girardi, basada en una “infundada e irresponsable” denuncia del Ministro de Salud, Jaime Mañalich, que acusa a Claudia Pizarro de faltar a la  verdad y realizar un “montaje” para justificar el Proyecto de Ley que busca despenalizar el aborto terapéutico.

Ambos parlamentarios señalaron que “la única persona que no ha respetado
las normas elementales de la ética médica, ha sido el Ministro Jaime
Mañalich, quien emitió juicios médicos sin conocer a la paciente, sin
haber conversado jamás con ella y sin conocer su ficha médica ni los
exámenes practicados, junto a los diputados de RN”.

A modo de contexto, los parlamentarios señalaron que durante la tercera
semana del mes de diciembre de 2010, Claudia Pizarro se contactó con los
senadores Guido Girardi y Fulvio Rossi para exponerles la situación de
maltrato y abuso de que fue víctima por parte del Hospital San José, que
habiéndole diagnosticado un embarazo de una hija con anencefalia y por
ende inviable y además el padecimiento de un cuadro de cáncer, se negaba
a inducir el parto, por considerarlo una práctica abortiva castigada
penalmente por nuestra legislación. 

El día de ayer martes 4 de enero, después de 36 semanas de sufrimientos
y angustias, Claudia tuvo a su hija Rafaela, que tras una hora y media
en sus brazos, falleció causando aún más sufrimiento, dolor y angustia
en Claudia y su familia. 

Farías insistió en que “las opiniones que emitieron tanto el Senador
Girardi como el Senador Rossi, se hicieron después de haber escuchado a
la paciente, analizado con ella los antecedentes y concluir que
efectivamente sus denuncias eran veraces y tenían fundamentos”. 

“El único que ha emitido un juicio, y un diagnóstico clínico sin haber
hablado con la paciente, ni tenido su consentimiento fue el Ministro de
Salud Jaime Mañalich, que llegó a sostener que ella mentía y que formaba
parte de un montaje para justificar el proyecto de ley que busca
despenalizar el aborto terapéutico. Es más, el señor Ministro sostuvo
que la paciente había tenido una hora para la inducción del parto para
el 13 de diciembre; hecho total y absolutamente falso, lo que se
demuestra fácilmente con el Recurso de Protección que Claudia Pizarro
presentó el día 23 de diciembre para no tener que esperar las 40 semanas
de angustia y vano sufrimiento”, afirmó el Jefe de la Bancada de
Diputados. 

Por su parte, Quintana agregó que “aún cuando la discusión sobre si la
paciente tiene efectivamente cáncer no es la más importante, ya que
desde el punto de vista de la interrupción del embarazo, éste se motiva
por la anencefalia del feto”. 

En ese sentido, resulta importante la opinión que han dado al respecto
los médicos que elaboraron los protocolos del plan AUGE asociado al
cáncer cervico-uterino, como la Dra.  Jeannette Vega, ex
subsecretaria de Salud y el Dra. Marisol Barría, ex ministra del ramo.
Ambas profesionales señalan que la paciente tiene un NIE grado II
(Neoplasia intraepitelial) que corresponde médicamente a un cáncer, en
tanto la propia ley Auge así lo establece, denominándolo “cáncer
circunscrito a  la superficie epitelial” que como tal está incorporado
al AUGE y tiene garantías de oportunidad en materia de diagnóstico, que
en este caso no se cumplieron. 

A mayor abundamiento, en dos artículos publicados en la prestigiada
Revista Médica estadounidense JAMA, se establece en el Bethesda Systeme,
que es uno de los consensos que se usa en EEUU respecto a los resultados
de citología cervical, que el NIE grado II, en el grupo de lesiones
intraepitelial escamosa, corresponde a una patología de alto grado y por
lo tanto calificada como cáncer propiamente tal. 

Quintana agregó que “nos parece que el primer imperativo ético, tanto
del Ministro Jaime Mañalich como de los diputados de la Alianza, antes
de anunciar acusaciones, consiste en acercarse a la paciente Claudia
Pizarro; dialogar con ella, escuchar sus padecimientos y sólo entonces,
después de haber debidamente conocido el caso, emitir un
pronunciamiento, pues lo contrario importa una grosera vulneración de
los más elementales principios de la ética médica y humana”.

Noticias Destacadas