“Coludirse es muy grave,
pero hacerlo con los medicamentos
es criminal”

ÚLTIMAS ENTRADAS

Columna: El lobby empresarial y la salud de los niños

Publicado el 24/04/2011 | 0

Esta semana se discutió en el Senado el proyecto de Ley de Etiquetado de Alimentos, una iniciativa que presenté sobre la base de dos hechos: primero, que casi el 23 por ciento de los niños de seis años son obesos, lo que nos sitúa entre los países con mayor obesidad en el planeta y con uno de los riesgos más altos de enfermedades cardiovasculares. Y segundo, que la experiencia de países más desarrollados que enfrentaron el mismo problema ha sido exitosa mediante un conjunto de medidas que incorporamos al proyecto de ley.

El proyecto, en sus etapas iniciales, recibió tanto el apoyo del gobierno, encabezado en esos momentos por Michelle Bachelet, y por la cuasi unanimidad de los parlamentarios. Es que contó con una base técnica muy acuciosa y una alta participación de expertos y de participantes en el sistema de salud pública, que tienen una alta conciencia acerca de la gravedad del problema. El proyecto se ciñó además a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Todo las voces con algún grado de conocimiento especializado en temas nutricionales y de salud pública coincidían en que ésta era una legislación necesaria para Chile.

Vino el cambio de gobierno. En la Cámara de Diputados, con mayoría de votos oficialistas, el proyecto sufrió cambios que lo desnaturalizaban completamente. Repusimos en el Senado aquellas normas que nos parecían esenciales para que este cuerpo normativo fuera realmente eficaz en el objetivo de disminuir la obesidad y el riesgo cardíaco en Chile.

Ello motivó una fuerte ofensiva pública de organizaciones empresariales y de ejecutivos de empresas del rubro alimentario, que llegaron incluso al extremo de amenazar con que, si se aprueba esta ley, no habrá Teletón; y de miembros de think tanks de derecha que abogaban por el derecho a elegir, como si los niños tuvieran la misma capacidad de decisión que los adultos. ¿Y qué pasó? Que el actual gobierno le quitó el apoyo al proyecto y que los senadores de la derecha lo frenaron.

Todo proyecto es mejorable, pero éste cumple con presentar políticas públicas exitosas en otras latitudes y recomendadas por la OMS. Se trata de proteger a nuestros niños. Se trata de que la industria alimentaria sea clara y precisa en su información a los usuarios. Se trata de que nuestra sociedad crezca en transparencia y proteja mejor la salud de los niños, de los jóvenes y de los adultos. Entendemos que hay que hacer negocios, pero no a costa de llenar a nuestros niños de productos tóxicos.

Noticias Destacadas