“Coludirse es muy grave,
pero hacerlo con los medicamentos
es criminal”

ÚLTIMAS ENTRADAS

Piden a Presidenta no ceder a presión de industria alimentaria y proteger salud de los niños

Publicado el 21/10/2014 | 0

Parlamentarios, doctores expertos en nutrición y representante de los consumidores crearon un Frente Amplio para no modificar el reglamento de etiquetados de alimentos pues permite saber qué se está ingiriendo.

Tras 5 años de trámite la nueva Ley de Etiquetado de Alimentos fue aprobada por el Parlamento y  para implementarla se creó un Reglamento -“un traje a la medida de las empresas”- que limitaba la efectividad de la iniciativa promulgada. Las nuevas autoridades de Salud, encabezadas por la ministra Helia Molina, retiraron ese reglamento y crearon uno nuevo con participación de organizaciones de salud y de consumidores que hoy es sometido a consulta pública.

La industria alimentaria alega que la normativa es “una de las más restrictivas a nivel mundial”, manifestó su temor a que los productos serán estigmatizados como “poco saludables”, dijeron que los discos pare negro que señalan con “Exceso de” confundirán a los consumidores y ha desarrollado un fuerte lobby en el Ministerio de Economía y a través de la prensa con la intención de revertir o, al menos, suavizar las medidas alegando que atentan contra “la libertad de elección” y que se trataría de “un intervención desmedida del Estado”.

Ante ese escenario el senador Guido Girardi y el diputado Marco Antonio Núñez, presidentes de las Comisiones de Salud del Senado y de la Cámara, junto al senador Fulvio Rossi; al doctor Ricardo Uauy, premio nacional de Medicina; la doctora Cecilia Castillo, especialista en Nutrición y Salud Pública; el doctor Jaime García, presidente de la Sociedad Chilena de Nutrición; el alcalde Gonzalo Navarrete, representando a la Asociación de Municipalidades; Stefan Larenas, presidente de Odecu; y Esteban Maturana, presidente de Confusam, conformaron un Frente amplio de Defensa de la Salud y llamaron a la Presidenta Bachelet a mantener el nuevo reglamento, “no ceder a las presiones y priorizar la salud de los niños que son los principales consumidores de estos alimentos con excesos de azúcar, sal y grasa”.

“Hemos visto una arremetida brutal de las empresas para impedir el derecho a de las personas a saber que están comiendo que la nueva ley de rotulado asegura. El actual rotulado –GDA, que la industria propone mantener- resulta incomprensible y nadie puede saber, por ejemplo, que este cereal Nestlé (Zucosos) es un 38% azúcar. Si los padres lo supieran, tal vez no se lo darían a sus hijos y Nestlé debería reducir los nutrientes críticos”, aseguró el senador Girardi, autor de la Ley de Etiquetado de Alimentos.

El doctor Ricardo Uauy, señaló que “el GDA es un engaño pues no se puede leer ni saber cuánta azúcar, grasa o sal  contiene el producto. Si los consumidores pudieran optar por los productos más sanos, las empresas deberán adaptarse. No estamos contra el negocio en sí,  si no que contra el negocio que afecta la salud”.

En la misma línea el doctor Jaime García aseguró que “El actual rotulado requiere una lupa para leerlo, además es confuso y desorienta. Hay barras de cereales que se venden como saludables y tienen 6 cucharadas de azúcar, lo que es muy dañino y la gente no lo sabe”.

“No estamos por prohibir ningún alimento, sólo que la gente decida informada si lo adquiere u opta por otro más saludable”, afirmó el senador Girardi.

LOBBY EMPRESARIAL

El presidente de la Comisión de Salud de la Cámara, diputado Marco Antonio Núñez, reveló que habían citado a autoridades de la Subsecretaría de Economía, “para que explique al país las coincidencias manifestadas con la postura de las empresas de no querer reemplazar un rotulado engañoso por uno más comprensible”.

En tanto el senador Fulvio Rossi manifestó “la dolorosa sorpresa que en nuestro gobierno se pretenda poner en segundo plano la salud de las personas para privilegiar aspectos económicos”, y recordó que “el objetivo de la Ley de Etiquetado es disminuir la obesidad infantil, los daños que con lleva y alto costo que implica las enfermedades derivadas de una mala ingesta”.

La doctora Cecilia Castillo llamó al Gobierno a “no tranzar aspectos de salud pública por presiones empresariales” y agregó: “Chile tiene un 25% de niños obesos, y muchos de ellos sufrirán en su etapa de adulto-joven con las enfermedades de riesgo asociadas. Urge hacer algo”.

Stefan Larenas, presidente de la Organización de Consumidores y Usuarios de Chile (Odecu), mencionó que “en los estudios realizados demostramos que hay alimentos para ricos y para pobres. Los cereales baratos son los más dañinos para la salud. La industria lo sabe y no hace nada para igualar la cancha. Los consumidores tenemos el derecho de decidir informados la compra de un producto, más aún si se trata de una alimento que incide directamente en nuestra salud”.

“Pedimos que se respete la letra y el espíritu de esta ley”, aseguró Esteban Maturana, presidente de la Confederación de Funcionarios de la Salud Municipalizada (Confusam), “pues si las personas están informadas podrán tomar opciones más saludables y la Salud Pública ahorraría cientos de millones de dólares que cada año se gastan para atender problemas derivados de la obesidad”.

El senador Girardi concluyó afirmando que “si la industria alimentaria no quiere lucir en sus productos los logos ‘con Exceso de’, le basta con disminuir la cantidad de azúcar, sodio y grasa en su elaboración”.

Noticias Destacadas