“Coludirse es muy grave,
pero hacerlo con los medicamentos
es criminal”

ÚLTIMAS ENTRADAS

Astrónomos y senadores esperan que presencia en Chile de Nobel de Física 2011 sea un estímulo para nuevas generaciones

Publicado el 22/06/2012 | 0

 Astrónomo Brian Schmidt, distinguido en Estocolmo el año pasado, llega al país a compartir su galardón. En Chile se realizaron investigaciones claves que allanaron el camino al descubrimiento premiado

Este domingo llegará a Chile el Dr. Brian Schmidt, Premio Nobel de Física 2011. Visitará nuestro país para resaltar el aporte clave generado aquí al hallazgo que condujo al galardón otorgado por la Real Academia de Ciencias de Suecia el año pasado, destacar la calidad y pureza de los cielos nacionales y remarcar el papel estratégico de la astronomía en el desarrollo de ciencia de frontera y en la generación de prosperidad.

Entre el lunes 25 y el jueves 9 de junio, Schmidt dictará seis charlas (Universidad de Chile, Universidad Católica de Chile, Observatorio Nacional Cerro Calán, Museo Nacional de Historia Natural, Biblioteca de Santiago y Salón de Honor del Congreso Nacional en Santiago); recibirá un doctorado Honoris Causa de la Universidad de Chile y sostendrá reuniones con estudiantes, científicos, autoridades, empresarios y medios de comunicación.

Los senadores Guido Girardi y Carlos Cantero,  presidentes de las comisiones Desafíos del Futuro y de Educación de la Cámara Alta, respectivamente, junto a los astrónomos Mario Hamuy, académico del Departamento de Astronomía de la Universidad de Chile, y Alejandro Clocchiatti, académico del Departamento de Astronomía y Astrofísica de la Universidad Católica de Chile, informaron de la visita del Nobel de Física 2011 y de los desafíos y oportunidades de nuestro país en materia de ciencia y tecnología.

 

Historia

En 2011 en Estocolmo se premió a tres astrónomos por “sus descubrimientos acerca de la expansión acelerada del universo a través de observaciones de explosiones de estrellas llamadas supernovas”. Este hallazgo, en 1998, arrojó la primera evidencia de la existencia de la energía oscura. Hoy la ciencia se encuentra ante una profunda incógnita: las cuatro leyes fundamentales de la física no son capaces de explicar la gran interrogante respecto de la naturaleza de la materia y el universo. El 95% del universo aún nos resulta imposible de comprender: el 23% que corresponde a masa desconocida (“materia oscura”) más el 72% que equivale a “energía oscura”. Sólo el 5% corresponde a materia bariónica (protones, neutrones y toda materia conocida en los laboratorios).

En Chile se realizaron investigaciones claves que allanaron el camino al hallazgo: entre 1989 y 1996 los astrónomos de Cerro Calán (Universidad de Chile) Mario Hamuy y José Maza, y de Cerro Tololo (NOAO, EE.UU.) Mark Phillips y Nicholas Suntzeff, fotografiaron sistemáticamente el cosmos en búsqueda de lo que confirmaron como los mejores indicadores extragalácticos para medir distancias, las supernovas tipo Ia, estrellas moribundas en explosión, apoyados por la nueva tecnología CCD, (dispositivos electrónicos fotosensibles), con la que calibraron el mecanismo para determinar distancias a las galaxias anfitrionas de esos astros con una precisión inédita y coherente con la edad estimada del universo. Esta técnica fue posteriormente aplicada a supernovas lejanas por dos grupos internacionales de astrónomos: The High-Z Supernova Search Team, liderado por Brian Schmidt, y The Supernova Cosmology Project, encabezado por Saul Perlmutter.

 

Compartir

El profesor Hamuy enfatizó que Schmidt llega al país a compartir su Nobel con los astrónomos que contribuyeron a este hallazgo revolucionario. “Vamos a escuchar de Brian cómo llegó a esta descubrimiento, lo que espero que sea una motivación importante para las futuras generaciones. Chile cuenta con los cielos más privilegiados del mundo, con los telescopios más poderosos y con jóvenes que tienen mucha vocación por la astronomía… La ciencia que podría otorgar al país grandes logros científicos y alegrías en las próximas décadas, por nuestras ventajas comparativas”.

Agregó que Chile posee una comunidad pequeña de astrónomos “y si queremos aprovechar  bien la infraestructura y las condiciones naturales de la nación y lograr impacto internacional, necesitamos dar un gran salto, que pasa por aumentar la inversión en ciencia y tecnología”.

El profesor Clocchiatti dijo que tras 17 años en Chile (es argentino) ve el futuro con esperanza “porque desde que llegué constato una construcción muy potente de una gran clase media y los países que desarrollan ciencia, arte y humanidades son fundamentalmente naciones con una gran clase media. Cada vez más nuestros estudiantes vienen de la clase media y sienten ese fervor, ese potencial como de levadura, que hace crecer las ideas, la masa. Yo soy optimista sobre lograr estas cosas que nos interesan”, concluyó.

 

Futuro

El titular de la Comisión de Educación, senador Carlos Cantero, sostuvo que en Chile hemos enfatizado la ciencia y la tecnología desde una perspectiva de competencias duras y la Comisión Desafíos del Futuro del Senado impulsa las competencias blandas en el desarrollo científico.

-Tenemos el privilegio de que el Parlamento, particularmente el Senado, haya tomado conciencia de hacer gestión del conocimiento-, argumentó.

El senador Guido Girardi, presidente de la Comisión Desafíos del Futuro, recalcó que el problema de la política es que no entiende el mundo que viene: “No tiene en cuenta la importancia del desarrollo científico y tecnológico… Y por este oscurantismo que atravesamos, esta suerte de nueva Edad Media, es que en el Senado de Chile hemos tomado la decisión de establecer periódicamente encuentros entre los ciudadanos, el mundo político y la ciencia”. Y en ella se enmarca la conferencia de Brian Schmidt, que se realizará el martes 26 de junio, a las 11 horas.

El parlamentario señaló que vivimos una tercera revolución industrial, definida por la digitalización, por la economía en red y por la irrupción de los procesos colaborativos por sobre los jerarquizados, “contexto en que adquiere mayor relevancia el que los ciudadanos decidan y gobiernen el mundo que viene”, dijo.

La Comisión de Desafíos del Futuro del Senado ha propuesto al gobierno la creación del Ministerio de la Ciencia, Tecnología e Innovación y del Consejo de Ciencia, Tecnología y Desarrollo.

La astronomía es una ciencia prolífica en Chile: las universidades locales publican entre 200 y 300 papers ISI al año, lo que corresponde a cerca de un 10% de todas las publicaciones ISI chilenas (el nuestro es uno de los doce países con más informes ISI citados en esta ciencia). Además, nuestro país cuenta con un activo de gran valor científico: el derecho al 10% del tiempo de observación reservado para investigadores nacionales.

Al contar la astronomía con un nivel de infraestructura y complejidad de equipamiento altísimos, genera un terreno fértil para el desarrollo de tecnologías avanzadas. El impacto en la industria asociada es relevante y son numerosas las aplicaciones que genera la astronomía en óptica, Internet, robótica, software, y tecnología de almacenamiento, procesamiento y transporte de datos.

 

Nobel de Física 2011

Brian Schmidt, astrónomo del observatorio de Monte Stromlo y académico de la Escuela de Investigación de Astronomía y Astrofísica de la Universidad Nacional de Australia, galardonado en Estocolmo en diciembre de 2011, visitará Chile entre el 24 y el 29 de junio de 2012.

En sus actividades lo acompañarán otros miembros de The High-Z Supernova Search Team: los astrónomos Nicholas Suntzeff, director del Programa de Astronomía de la Universidad A&M de Texas, EE.UU, ex asesor científico del Departamento de Estado de los Estados Unidos; Mark M. Phillips, director asociado del Observatorio Las Campanas; José Maza, Ph.D. en Astronomía, 1979, U. de Toronto, Canadá, Premio Nacional de Ciencias Exactas 1999, académico del Departamento de Astronomía de la Universidad de Chile; Mario Hamuy, Ph.D. en Astronomía, 2001, Universidad de Arizona, EE.UU., director del Núcleo Milenio de Estudios de Supernovas, académico del Departamento de Astronomía de la Universidad de Chile, y Alejandro Clocchiatti, Ph.D. (1995) de la Universidad de Texas at Austin, EE.UU., académico del Departamento de Astronomía y Astrofísica de la Facultad de Física de la Universidad Católica de Chile

Noticias Destacadas