“Coludirse es muy grave,
pero hacerlo con los medicamentos
es criminal”

ÚLTIMAS ENTRADAS

Un ministerio para cambiar la historia

Publicado el 05/06/2016 | 0

Cambiar la historia de Chile es el desafío del futuro Ministerio de Ciencias Tecnología e Innovación (MCTI).

Nuestro modelo de desarrollo se sustenta en la exportación de recursos naturales -la baja del cobre amenaza repetir el triste fin del salitre- y deja de lado herramientas imprescindibles en el siglo XXI, como es la ciencia, la innovación y tecnología.

Los efectos del cambio climático son una gran oportunidad para el país, pues obligan a reemplazar   -de manera urgente- las energías fósiles por energías limpias y renovables. Se prevé que el 2025 el 70% del transporte público mundial será eléctrico.

Chile tiene los mayores recursos de litio del planeta, pero debe convertirlos en baterías, ya que los sistemas de acumulación serán fundamentales en cualquier modelo de energía renovable. Se puede pasar de participar en un negocio de US$1.000 millones al año -en términos globales- a uno de US$200 mil millones.

Debiéramos exportar EPA y Omega 3 en vez de harina de pescado. El desierto de Atacama es el lugar más irradiado del planeta y una ventana al universo para la astronomía mundial. El sur patagónico es rico en energía mareomotriz y eólica.

Para potenciar cada territorio y desarrollar los proyectos se necesita articular de manera colaborativa centros científicos y universidades con empresas e innovadores, pero también con la sabiduría de las comunidades y la autoridad de los decisores.

Esa tarea solo la puede hacer un MCTI que vincule la educación primaria, secundaria y superior, así como la formación de doctorados y posdoctorados en el extranjero, con un proyecto país orientado en una lógica de innovación de cara al siglo XXI.

El MCTI debe ayudar a que cada territorio -desde una lógica ecosistémica y no de división administrativa- defina su vocación de uso y decida qué educación necesita, qué técnicos formar, qué profesionales preparar, qué doctores especializar y los recursos a invertir.

La suma de las vocaciones de uso del territorio, de Atacama a la Patagonia, constituye un proyecto país que permite tener un foco y orientar recursos y capacidades para potenciar el desarrollo integral de Chile.

El MCTI debe tener una visión prospectiva. La economía del siglo XXI será colaborativa y horizontal, pero muchos puestos de trabajo desaparecerán. Será tarea de esta institucionalidad prever los sectores de la economía que se desarrollarán y los empleos requeridos.

Así como el petróleo fue el oro de del siglo XX, la ciencia y los datos lo son del siglo XXI. Si gobiernos y parlamentos no entienden el mundo que viene no pueden incidir en él y otros decidirán por ellos.

El MCTI tiene como principal tarea democratizar el futuro y fortalecer la gobernabilidad.

Fuente: El Mercurio “Desarrollo + Innovación” / Análisis

Columna El Mercurio

Columnas Destacadas