“Coludirse es muy grave,
pero hacerlo con los medicamentos
es criminal”

ÚLTIMAS ENTRADAS

Férrea defensa de Girardi a ley de Identidad de Género

Publicado el 07/06/2017 | 0

Tras cuatro años de tramitación, este martes 6 de junio, la Sala del Senado comenzó la discusión en particular del Proyecto que reconoce y da protección a la identidad de género y que permitirá a las personas, mediante un trámite conocido y expedito, cambiar su inscripción en el Registro Civil cuando su género biológico no es congruente con su identidad.

La Sala del Senado comenzó este martes la tramitación del Proyecto de Identidad de Género luego que, la semana pasada, fuera despachado por la Comisión de Derechos Humanos con una importante modificación: sólo se permitirá realizar los cambios de sexo registral a mayores de 18 años.

El debate estuvo marcado por una indicación presentada por el senador Andrés Allamand (RN) en que proponía eliminar la definición de identidad de género pues, a su juicio, “es poco razonable que el arrebato de un día de una persona puede conducir al cambio de sexo y de nombre”.

Tras un largo y tenso debate en que participaron casi todos los parlamentarios presentes la indicación de Allamand fue rechazada por 15 votos en contra y 12 a favor.

FALSA SUPREMACÍA MORAL

En su intervención el senador Guido Girardi, vicepresidente del Senado, rechazó la indicación presentada por el senador opositor argumentando que “(…) subyace cierta visión ideológica, que debemos confrontar. Hay sectores conservadores que creen tener una supremacía moral y pueden imponer su visión a los otros y discriminan aquellos valores que no cuentan con el suficiente reconocimiento de esa elite por lo que deben ser aceptados y respetados”.

Girardi afirmó que “el debate radica en cómo construir una sociedad de personas iguales en derechos y que se haga cargo de las diferencias. ¿Podemos en Chile ser personas sujetos de derechos iguales, más allá de nuestras diferencias, independientemente del estatus social que tengamos, de la religión, de si somos cristianos, católicos, ateos, judíos o de nuestra visión de género, opción u orientación sexual?”.

Girardi señaló que rechazaba la indicación de Allamand porque “plantear eliminar ese artículo es no aceptar una definición en que se entenderá por identidad de género la convicción personal por sobre cualquier otra consideración. Y además hay una dimensión de patologización de determinadas conductas, de pensar que son enfermos, anómalos. En tal sentido, respecto de los homosexuales se dice: “¿Cómo un hombre va a amar a un hombre? Tiene que amar a una mujer; ¿Cómo una mujer va a amar a una mujer? Tiene que amar a un hombre”.

Añadió que “en el fondo, hay un tratamiento a estas personas como infrahumanos: no se les reconoce que ellos, por sí mismos, puedan tomar sus propias decisiones. La cuestión es que si un heterosexual se puede casar, el mismo derecho le asiste a un homosexual si lo consideramos persona.

¡A ver si a un heterosexual que se va a casar le piden un test sicológico para hacerlo…!

¡A ver si a un heterosexual que adopta determinadas decisiones en su vida se le va a pedir un test sicológico y siquiátrico para poder llevarlas a cabo…! ¡No!

Aquí se les pide porque se considera que son enfermos, que no son normales.

Ese es mi punto de discrepancia. Y en ese artículo que se quiere eliminar figura el reconocer que la decisión más importante es la de la propia vida que no requiere ningún informe sicológico.

¡No requiero ningún informe sicológico para ser hombre!

¡No requiero ningún informe sicológico para poder amar a una mujer!

¡Y ningún hombre requiere un informe sicológico para amar a un hombre: es su decisión!

¡Eso es lo que está en el centro (de este debate)!

Por tanto, si aceptamos la eliminación de este artículo, estaríamos señalando que la convicción que tenemos respecto a quienes son distintos es que se trata de seres no normales, cuya conducta no corresponde a la naturaleza.

En 1994 dije que los homosexuales se podían casar y adoptar hijos. Sufrí un verdadero bullying. Y en ese tiempo (los homosexuales) iban a la cárcel. Alan Turing, un científico muy famoso, se suicidó por esto.

Y hay niños que se suicidan por esto. Porque no somos capaces de ponernos en el lugar del otro; Porque sistemáticamente discriminamos y no entendemos el drama de vida que experimentan estas personas.

Ellos tienen derecho a vivir la vida como quieran.

¡Pero no: tienen que vivirla como ustedes quieren…!

Y yo quiero que la vivan como ellos quieran. Esa es la diferencia.

Por eso, me parece que tenemos que rechazar esa indicación y mantener este artículo, que es fundamental justamente para la sociedad del futuro”.

Noticias Destacadas