“Coludirse es muy grave,
pero hacerlo con los medicamentos
es criminal”

ÚLTIMAS ENTRADAS

“Parlamentarios van contra los niños y la salud pública”

Publicado el 21/11/2017 | 0

Guido Girardi. Médico y senador chileno. Impulsor de la Ley de alimentación saludable de su país, publicada en 2012 y reconocida por la Organización Mundial de la Salud.

Por Renzo Bambarén (La República, Perú)

El senador chileno Guido Girardi, impulsor de la alimentación saludable en su país, arremete contra los congresistas peruanos que buscan eliminar las advertencias octogonales. Girardi es contundente y asegura que este atentado contra la salud está influido por los intereses empresariales.

¿Cuánto costó conseguir la aprobación de una Ley de alimentación saludable en Chile?

A nosotros nos costó mucho porque hubo un lobby brutal. Fue tan fuerte que, cuando aprobamos la Ley en el 2012, el presidente Piñera vetó la ley. Fuimos un grupo de parlamentarios todos los días a las 10 a.m. frente al Palacio de La Moneda con unos carteles que decían: “Piñera vendió la salud de los niños”, hasta que finalmente negoció el veto. La organización de los empresarios nos amenazó que si se aprobaba la ley no iban a dar más dinero a la Teletón. Logramos vencer porque hicimos una gran alianza entre el mundo parlamentario, que no estaba capturado por la empresa, con el mundo de la salud. Ellos querían imponer el etiquetado GDA que habría que ser un matemático para poder graficar y hacer una regla de tres para entenderlo. Con eso se están vulnerando los derechos humanos de los niños.

¿Por qué se eligieron los octágonos y no los semáforos?

El proyecto de ley original tenía los semáforos. En el año 2008, la empresa hizo lobby en el gobierno de la presidenta Bachelet. Fue tan fuerte el lobby que la presidenta me dijo que no pusiéramos el semáforo en la ley y lo dejemos para el reglamento. Yo acepté. Cuando aprobamos la ley e hicimos el reglamento, hice un focus group con niños y apoyo de la Universidad de Chile. A los niños le mostrábamos el semáforo y distintos tipos de etiquetados frontales. Fueron los niños los que dijeron que era mucho más claro el octágono que el semáforo. Cuando decidimos cambiar al octágono, vino la industria y pidió volver al semáforo. Les dije que no porque ya teníamos evidencia científica sobre la elección de los niños. Es por eso que la industria no quiere el octágono, porque los niños lo entienden mucho mejor. Ellos quieren el menos claro posible.

En el Perú, el fujimorismo pretende combinar los semáforos, los octágonos y las tablas GDA. ¿Cómo se imagina que puede resultar eso?

Lo único a lo que obedece es que, lamentablemente, hay parlamentarios que responden a los intereses de las empresas y van en contra de los niños y la salud pública. Estoy seguro de que si se hace un focus group con niños, científicamente validado, el octágono es el más claro, de lejos. Incorporar el GDA es una trampa, para que se haga totalmente incomprensible lo que se está planteando. Lamento mucho que existan parlamentarios que están capturados por las empresas y no se comprometen con la salud de los niños.

Los congresistas peruanos dicen que no debemos copiar el modelo chileno por no tener los mismos índices de obesidad. ¿Le parece un argumento válido?

Eso es un problema planetario. Nuestra ley fue definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como modelo en el mundo. El principal problema de la humanidad no es la desnutrición. La obesidad es la gran pandemia del siglo XXI porque los pobres comen basura. El etiquetado frontal permite algo que es un derecho humano. Derecho a saber que estás consumiendo un alimento alto en sal, grasa, azúcar o en calorías.

El Congreso pretende alcanzar un consenso con la industria. ¿En temas de salud pública es útil alcanzar puntos medios?

¿Quién define los intereses y las políticas públicas? ¿Los negocios o el bien común? Es inaceptable que sea la industria la que defina cómo se va a resguardar la salud de la población. Lo único que se les pide es que digan lo que de verdad tienen sus productos. El derecho a saber es básico. Se les está pidiendo que no hagan publicidad engañosa a los niños diciendo que un alimento es saludable cuando no lo es, cuando es basura.

Noticias Destacadas