“Coludirse es muy grave,
pero hacerlo con los medicamentos
es criminal”

ÚLTIMAS ENTRADAS

Columna Senador Girardi en El Ciudadano. Un nuevo acuerdo con la ciudadanía

Publicado el 17/07/2012 | 0

UN NUEVO ACUERDO CON LA CIUDADANIA

El Encuentro del 14 de julio “Sociedad Civil y Partidos Políticos: Un Encuentro Necesario” busca restablecer la alianza estratégica que siempre debió de haber existido entre la política y los movimientos sociales.

La década del 80´ se caracterizó por la existencia de una profunda demanda ciudadana por restablecer la democracia, recuperar los Derechos Humanos y la paz social. La derrota de Pinochet, a través de movilizaciones pacíficas que culminaron con el plebiscito del 88’, no hubiera sido posible sólo desde los partidos. La derrota de la dictadura se debió, fundamentalmente, a que miles de jóvenes, trabajadores, sindicatos y organizaciones sociales, salieron a las calles y fueron los protagonistas de esa gesta democratizadora.

La Concertación pasará a la historia como un gran proyecto democratizador, pero tal vez su mayor error, fue el haber desmovilizado a los movimientos sociales, y haber construido una gobernabilidad, acuerdos, diálogos y consensos,  sólo desde el mundo de la política; entre Oposición y Concertación con los empresarios y el poder militar, pero de espaldas a la ciudadanía.

Esto hizo que progresivamente la Concertación se fuera aislando y desconectando de la sociedad civil, quedando reducida a cuatro partidos que no lograron entender que, como en los 80´, había una profunda demanda democratizadora, a fines de los 90’ emergía en la sociedad chilena una demanda de cambios profundos en el sentido de una sociedad más igualitaria, de vida digna, de inclusión social y de derechos, que tuvo una respuesta insuficiente y conservadora por parte de la Concertación.

Para poder responder a este desafío de cambio, se requiere reconstruir una nueva mayoría social que vaya más allá de la actual coalición reducida a los cuatro partidos tradicionales, ya derrotada en la última elección presidencial, y que pasa, inevitablemente, por reconstruir las alianzas con los movimientos sociales. Volver a unir lo que se separó, y esto implica a futuro, que los acuerdos, los diálogos, los consensos y fundamentalmente la gobernabilidad, tiene que establecerse, prioritariamente, con la ciudadanía.

No es posible pensar que los programas de gobierno se podrán seguir realizando entre las cuatro paredes de un partido, o un comando de campaña, sin la participación activa de los ciudadanos. No habrá gobernabilidad en Chile si es que se excluyen a los movimientos sociales.

Si realmente se quiere avanzar hacia un Chile más justo, terminar con la Constitución de Pinochet y convocar a una Asamblea Constituyente -elegida democráticamente-,  si efectivamente se quiere avanzar en una política tributaria que ponga fin a la vergonzosa inequidad en la distribución del ingreso, si se quiere reponer la educación pública de calidad sin lucro y gratuita para los que no tienen capacidad de pago, si efectivamente existe convicción de que la salud debe volver a ser un derecho garantizado para todos. Si se quiere nacionalizar y recuperar el agua, tener políticas ambientales efectivas que no sean un traje a la medida a las empresas, si se quiere profundizar en los derechos de los pueblos originarios y la diversidad sexual, entre otros, la política tiene que entender que se está cerrando un ciclo y que hoy, además de la tradicional confrontación izquierda- derecha, hay un nuevo eje que separa las visiones conservadores y progresistas, que son la visión piramidal, de pensamiento jerarquizado, autoritario, de arriba para abajo, donde algunos intentan que los partidos sigan imponiendo a la sociedad su punto de vista, y por otro lado, procesos ciudadanos que emergen de manera horizontal, en red, de abajo hacia arriba, y colaborativos, donde el movimiento social se transforma en un nuevo actor político, que es con quien la política progresista y con visión de futuro, debiera dialogar, y cimentar de esa forma, un nuevo trato, que sea la base para la construcción de una nueva fuerza progresista, que le de mayoría a un programa de gobierno que haga suya la agenda ciudadana.

 

GUIDO GIRARDI L
SENADOR DE LA REPÚBLICA

 

Columnas Destacadas