“Coludirse es muy grave,
pero hacerlo con los medicamentos
es criminal”

ÚLTIMAS ENTRADAS

Columna del Senador Girardi en Portal del Senado

Publicado el 13/08/2012 | 0

El proyecto que establece regulaciones en materia de publicidad a la comida “chatarra”, que está dirigida a los niños, fue producto de un acuerdo suscrito entre el Presidente de la República y todas las bancadas de los partidos políticos. Recuerdo que colaboré en la redacción que hizo el ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Cristian Larroulet, del cual es necesario valorar su aporte, la comprensión y la apertura que tuvo para ayudar a que este proyecto saliera adelante.

 

Esta iniciativa establece un equilibrio razonable y permitirá cautelar a los niños de este país a que restrinjan y, en el mejor de los casos, eliminen el consumo en comida “chatarra”. Nuestros menores  poseen la prevalencia más alta del mundo de obesidad y eso es preocupante.

 

Chile tiene un 23 % de los niños que son obesos. Si tomamos los niños a los 6 años y sumamos estos obesos con los niños de sobrepeso, tenemos casi el 50 % de los niños con sobrepeso. Y todos los estudios que ha hecho el INTA demuestran que una de las razones más relevantes de esta obesidad y sobrepeso es justamente el alto consumo de bebidas gaseosas dulces, y comida chatarra en general.

Hay que destacar que algo que el proyecto también incorporó, fue la actividad física que será obligatoria. Existe un acuerdo que espero que se cumpla: una ley especial para establecer que esta actividad física sea tres veces a la semana, dos horas cada vez, es decir 6 horas, que es el mínimo que establece la norma internacional de sedentarismo.

 

Por eso creo que éste va a ser un aporte muy importante en nuestro país, a un Estado de bienestar y a resolver el problema de salud que tenemos. Hoy el 70% de estos niños que son obesos lo serán cuando sean grandes y estamos hablando que el 70% de nuestra población adulta tiene sobrepeso. Y la primera causa de muerte, ¡lejos!, en Chile son las enfermedades crónicas no transmisibles.

 

De los 300 chilenos que mueren todos los días, 200 de ellos lo hacen por infarto, accidente vascular y cáncer, y complicación de hipertensión y diabetes. Pero el problema es que 100 de ellos mueren jóvenes y son absolutamente evitables.

 

Columnas Destacadas